Los ticos vuelven a sorprender

  • Carlos Alvarado es el nuevo presidente de Costa Rica luego de una contienda muy sui generis contra un predicador “antigay”, quien desde principios de año repuntó en las encuestas hasta el último momento.  Este Alvarado (Carlos, el que fue electo) tendrá un Congreso que no domina para enfrentar los grandes cambios que se propone.

En segunda vuelta los costarricenses eligieron a su nuevo presidente.  Ya habían elegido 57 diputados del Congreso el 4 de febrero.  El nuevo inquilino de la casa Presidencial de Zapote será Carlos Alvarado Quesada.

Costa Rica una democracia

consolidada

 Costa Rica tiene una democracia muy exitosa, especialmente a partir de la segunda República (1948). Ese año llega al poder José Figueres, luego de una corta guerra civil y al año siguiente se produce una nueva Constitución más liberal y democrática que las anteriores. Ella estableció el sufragio universal directo y secreto para ambos sexos y todas las razas. Hay un cierto paralelo con los adecos en Venezuela, Figueres asume el poder de la Junta de gobierno luego de la guerra civil. Previamente conformaba un grupo llamado Acción Demócrata, aunque en 1953 funda el Partido Liberación Nacional (PLN) que impulsó una política socialdemócrata.  El principal contrincante político del PLN fue hasta el inicio del siglo, cuando se rompe el bipartidismo, Unidad Social Cristiana (USC).  Sin embargo, el PLN logra el triunfo en 2006 y 2010, pero para 2014 un nuevo partido pujante, Acción Ciudadana (AC), obtiene la presidencia.  Con eso ganó la antipolítica y por forfeit -ya que su contendor a la segunda vuelta se retiró- Luis Guillermo Solís.

Unas extrañas elecciones

La política que precede a las presentes elecciones es al menos curiosa.  Un partido de orientación cristiana evangélica, con un solo diputado en la Asamblea, comienza a tomar ventaja a partir de una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el matrimonio homosexual, que establece que los Estados “deben reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, y el posterior anuncio del gobierno de que acatará esta decisión.

Lo anterior hace que el diputado, periodista y cantante cristiano Fabricio Alvarado Muñoz, del partido conservador Restauración Nacional (PRN), comience a crecer en las preferencias electorales hasta ganar en primera vuelta al escritor, politólogo y exministro, Carlos Alvarado, candidato del oficialista Acción Ciudadana. Los dos Alvarado obtuvieron 25% y 22%, respectivamente por lo que al no haber alcanzado ninguno más del 40% de los votos, se midieron de nuevo este 1º de abril.

A pesar de que PLN ha dejado de ganar la presidencia, sigue siendo el partido con mayor número de diputados (17), seguidamente está Restauración Nacional (14) y luego el oficialista Acción Ciudadana (10). Con solo un dígito tenemos el tradicional Partido Unidad Social Cristiano (9), el Partido Integración Nacional (4) y muy por debajo el Republicano Socialcristiano (2) y el Frente Amplio (1).

Las definitivas

El 1º de abril se realizó la segunda vuelta de las elecciones. En los dos meses que mediaron se produjeron diversas alianzas  y las necesarias distinciones que al final dieron como ganador por más de 20 puntos al joven de 38 años Carlos Alvarado, quien parece haber ganado derrotando el abstencionismo y a las encuestadoras: sumó unos 800.000 votos a su primer resultado, mientras que el otro Alvarado apenas logró unos 300.000.

 En términos de alianzas se formaron dos coaliciones: la “Coalición por Costa Rica” para apoyar a Carlos Alvarado, y la que apoyaría a Fabricio Alvarado que se denominó  “Costa Rica Unida”.   Muchos partidos dieron libertad a sus militantes para que votaran por el candidato de su preferencia, como lo hicieron el PLN y el Partido Nueva Generación. Otros, como el Frente Amplio, apoyó a Federico Alvarado quien tuvo el apoyo de siete de los otros 10 candidatos perdedores, entre ellos Mario Redondo de Unidad Social Cristiana, Óscar López del PASE y Rodolfo Hernández del Republicano Social Cristiano. Incluso las encuestas mostraban que Federico Alvarado ganaría el balotaje y se equivocaron.

Al final, el contundente triunfo de Carlos Alvarado se basó en su diferenciación frente al fundamentalismo religioso representado por su contendor. Por esto, sus consignas de “diversidad” e “igualdad” fueron importantes.  Frente a las de “manos limpias” del candidato del PRN.

La vice negra

Costa Rica ha sido considerada la Suiza centroamericana por sus avanzadas leyes y los niveles de bienestar de su población, que alcanzan una esperanza de vida de más de 80 años con ingreso per cápita de cerca de US$11.000. Además ha sido un país que ha dado importantes pasos hacia la modernización de su sociedad y sus instituciones.  Fue, por ejemplo, la primera nación del continente en eliminar las fuerzas armadas (1948), aunque tiene una Guardia Nacional.

En la presente ocasión Costa Rica sorprende al mundo con la primera mujer negra como vicepresidente de la República y primera en Latinoamérica. Epsy Campbell, economista, dos veces diputada por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y dos veces precandidata dentro de su partido, tiene una abultada carrera política.

Lo que viene

Otra sorpresa que espera a Costa Rica es la promesa del presidente electo de dejar de depender de “… la gasolina y el diesel en el sistema de transporte, reemplazándolos con energía limpia “.  Para él “esa transformación sería la ‘abolición del ejército’ de nuestra generación”.

 Otra promesa es realizar reformas integrales para reducir el déficit fiscal, que creció al 6,2% del PIB el año pasado. En este sentido Alvarado fue claro cuando recibió con beneplácito, pero consideró insuficientes las reformas fiscales del Congreso que aumenta la carga impositiva al 10% más rico y reduce los incrementos automáticos de sueldo de la administración pública.  Una de sus promesas es subir el IVA del 13% al 15%.

La economía costarricense está bien orientada. Según el Banco Mundial “Costa Rica es una historia de éxito en términos de desarrollo. … Dicho progreso es el resultado de una estrategia de crecimiento orientada al exterior, basada en la apertura a la inversión extranjera, así como en una gradual liberalización comercial”.  Pero la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), en un comunicado insiste en “la urgencia de reactivar económicamente al país, a reducir las tasas de desempleo, mejorar la competitividad nacional y la deficiente infraestructura vial”.

Por ahora el problema político del nuevo presidente será lidiar con un Congreso donde tiene apenas 10 diputados. Los acuerdos políticos en el legislativo serán clave para su exitoso desempeño.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES