Irene Matías: “Las criptomonedas ofrecen grandes posibilidades para los políticos”

Las criptomonedas -y sobre todo el bitcoin- han irrumpido en nuestra economía en tiempo récord y quizás por eso se nos ha escapado, como sociedad global, dejar claro su alcance, beneficios y también resolver algunas dudas elementales. Es por ello que hemos entrevistado a Irene MatíasConsultora de Comunicación, Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales y ha trabajado para clientes de los sectores más regulados en finanzas, energía, sanidad, finanzas y consumo, coordinando acciones paneuropeas desde España y Bruselas.

Irene Matías

Revista Zeta: ¿Qué lugar ocupa en los usos comerciales?

Irene Matías: El interés por el uso del Bitcoin se centra en hacer negocios y especular con esta moneda; es decir actúa como una materia prima digital, con características similares al oro o al petróleo, los cuales fluctúan según su oferta y demanda. Así, Bitcoin puede tener valor como activo en el que invertir tu riqueza, ya que promete confíanza en que se revalorizará, al limitar sus existencias y a la espera de que en el futuro su uso se extenderá o su tecnología se utilizará para fines valiosos en sí mismos.

También se está utilizando como medio de pago para comercializar y hacer negocios en internet, al realizar transacciones bilaterales privadas online de forma descentralizada y sin someterse a ninguna autoridad o intermediario. Por ejemplo, en Japón se utiliza el bitcoin para pagar bienes y servicios y pagar nóminas. Pero, al menos de momento, su valor no es respaldado por ningún banco central como la divisa de cada país, por lo que el G-20, en el que participa Japón, acaba de recordar que carece de los “atributos de las monedas soberanas”, mientras  Google, Facebook y ahora Twitter han prohibido su publicidad, lo que ha supuesto un duro golpe para el bitcoin y las otras dos criptomonedas líderes, que acaparan una cuota de tres cuartas partes del total.

Sin embargo, en pocos años de existencia, el bitcoin ha demostrado ser un sistema eficaz en el que no se necesitan intermediarios para realizar una transacción, lo que junto a la reciente reducción de comisiones en su uso permite eliminar el gran problema del doble gasto del dinero digital. Históricamente, las personas han confiado en las instituciones financieras, redes de pago y autoridades reguladoras para mantener registros centralizados de cuentas, conectarse entre sí y supervisar las transacciones. Este mecanismo siempre ha resultado costoso y sujeto a margen de errores. Con el bitcoin se eliminan intermediarios, costes de transacción y el margen de error.

RZ: ¿En España se permite para constituir empresas?

I.M.: En España se están produciendo numerosas actuaciones de captación de fondos de inversores para financiar proyectos a través de las denominadas “ofertas iniciales de criptomonedas” o ICOs (Initial Coin Offering, acrónimo que evoca la expresión IPO o Initial Public Offering, utilizada en relación con procesos de salida a bolsa).  Sin embargo, el supervsior español la CNMV y el Banco de España advierten que, hasta la fecha, ninguna criptomoneda u Oferta Inicial de Monedas (ICO) está autorizada o registrada por ningún órgano regulador financiero en la nación europea, esto implica que no existen “criptomonedas” ni “tokens” emitidos en ICOs cuya adquisición o tenencia en España pueda beneficiarse de ninguna de las garantías o protecciones previstas en la normativa relativa a productos bancarios o de inversión. Esto implica que si una persona compra o mantiene “criptomonedas” no se beneficia de las garantías y salvaguardias asociadas a los productos financieros regulados. Además, se ha sumado a la advertencia del supervisor bursátil europeo (ESMA), destacando su elevada volatilidad y su carácter especulativo.

No obstante, con la transposición de la V Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se modificará la Directiva (UE) 2015/849, de 20 de mayo de 2015, relativa a la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, se incluye la previsión de registro a nuevos operadores que se dediquen al cambio de moneda virtual a moneda de curso legal y aquellos que presten servicios de custodia de claves de posesión, almacenamiento y transferencia de moneda virtual. Asimismo, en el texto se pretende incluir una definición de las monedas virtuales. Además, existe un interés por parte del sector en regularizarse. A principios de este año nació la Asociación Española de Tokens e ICOs (AETOK), con el objetivo de impulsar el desarrollo del sector de las ICOs y la tokenización de productosy activos en España, mediante el fomento de una regulación y autorregulación en esta materia.

RZ: ¿Es posible financiar partidos de formas hasta ahora irregulares?

I.M.: Los políticos norteamericanos están abogando por defender la criptomoneda, desde que la Comisión Federal de Elecciones de Estados Unidos (FEC, por sus siglas en inglés) aprobó por unanimidad el permitir donar y contribuir con organizaciones políticas mediante bitcoins. En España, no está regulado, ni generalizado la financiación de partidos políticos a través de bitcoins como ocurre en Estados Unidos. Ya que seguimos siendo un país en el que los partidos políticos dependen más de los fondos públicos que privados. De hecho, casi, el 90% de sus ingresos proceden del Estado en los diferentes niveles, ya sea nacional o local. Lo que no se descarta que vaya a pasar en un futuro muy cercano si este tipo de transacciones prosperan.

Los partidos políticos parecen no haber mostrado un interés en la materia todavía. Tan sólo el Gobierno de la Genaralitat utilizó bitcoins, para pagar a Amazon la infraestructura para contabilizar los votos del referéndum de independencia y, a Google, el servicio por el denominado Proyect Privacy Shield, una herramienta que protege de ciberataques y que, en este caso, pudo emplearse como escudo para impedir el control de las autoridades. Las contrataciones realizadas a través de estas monedas virtuales facilitaron el anonimato del pago y la ocultación del origen. Por este motivo y  por la falta de una seguridad jurídica, quizás no se haya proliferado su uso entre las formaciones políticas.

Sin embargo, la tecnología blockchain sobre las que se basan las criptomonedas ofrecen grandes posibilidades para los partidos políticos: desde las inscripciones en los partidos, la toma de daciones, el desarrollo de elecciones -la verificación del voto- , la recaudación de fondos, contabilidad, transparencia de los gastos y el desarrollo de estudios y encuestas. Un sistema como este permitiría construir un sistema político y una sociedad más transparente, meritocrática y libre de corrupción.

RZ.: ¿Existe alguna regulación en España?  

I.M.: La regulación de las criptomonedas en España es un tema de interés, pero todavía se encuentra en fase de análisis. A pesar de que la regulación de las criptomonedas no es clara todavía, su tributación sí lo es y con la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o del Impuesto de Sociedades (IS), un contribuyente deberá declarar las pérdidas y ganancias de patrimonio que se produzcan como consecuencia de la compra venta de estas, por diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión, tal y como se realiza de forma similar con los activos financieros. 

Tanto la CNMV como el Ministerio de Hacienda y Función Pública han declarado públicamente que están haciendo seguimiento y estudiando las transacciones relativas a monedas digitales desde el mes de enero, pero todavía no existe ningúna regulación específica.  La Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España, que el 8 de febrero de 2018 emitieron conjuntamente un comunicado a los efectos de advertir sobre los posibles riesgos de las criptomonedas, mientras que en el Congreso se han presentado 4 preguntas parlamentaria y 2 proposiciones no de ley solicitando que se desarrolle una regulación adecuada que favorezcan la innovación y la tecnología Blockchain, con la necesaria seguridad jurídica. En Senado también se ha aprobado una moción para que se impulse una regulación supranacional para las criptomonedas, y se cree una ponencia de estudio para abordar este asunto emitiendo un informe sobre distintos aspectos del desarrollo tecnológico y financiero relacionado con los criptoactivos dentro de seis meses.

RZ: ¿Cuál es la proyección a futuro? Tiene posibilidades reales de ser una moneda de uso común para la inversión? 

I.M.: Las nuevas finanzas globales estarán marcadas previsiblemente por esas tecnologías descentralizadas (DITs por sus iniciales en inglés) como el blockchain, las criptomonedas o ‘tokenomics’ y una Web 3.0 distinta a la actual. La tecnología blockchain tiene una infinidad de aplicaciones que van desde la construcción de un sistema democrático, hasta su aplicación a múltiples sectores estratégicos como el energético, financiero y el de sanidad.

En lo que se refiere a su posibilidad como moneda de uso para la inversión, en el último año se ha desarrollado una burbuja alrededor de las criptomonedas. Muchos inversores poco informados y con escasos conocimientos de las verdaderas características del producto, se han sentido atraídos en el mercado por los criptoactivos esperando obtener un aumento exponencial de su el valor.

En el mercado actual, no existe una estructura sólida que garantice el correcto uso de criptomonedas. Y sin duda la mayoría de las participaciones que se producen en este mercado son de naturaleza puramente especulativa y se originan a través de intercambios no regulados o levemente regulados, para que tengan proyección debe garantizarse mediante su regulación y el control de intermediarios no regulados de los muchos riesgos, pero también debe promover que los inmensos beneficios de la nueva economía sean compartidos por todos

Lorena Arraiz Rodríguez

Founder&CEO LaEstrategiCom. Consultora Política y Comunicacional en Iberoamérica. Especialista en Análisis de Discurso y Diseño de Campañas Electorales. Periodista. Máster en Ciencia Política.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES