Esquelas: Nueva batuta en la MET

-Después de cuarenta años hace falta un cambio, la frase es de Christopher Newman, el héroe de la novela El Americano, de Henry James, es quien la trae a mi memoria cuando leo en el periódico que Yannick Nézet-Séguin (42), conductor de la Orquesta de Filadelfia, es el nuevo Director Musical de la MET, en sustitución de James Levine, quien mandó más que un dinamo en la institución por más de cuarenta años, y sobre quien pesa la deshonrosa acusación de haber cometido abuso sexual contra tres adolescentes, cuando Levine, ahora con 74 años, era director de música de una escuela veraniega de Chicago (entre 1971 y 1993). Las edades de los entonces adolescentes oscilaban entre los 15 y los 17, y Levine tenía 25. 

Todavía fresco “el broche de oro” que cerró el annus horribilis de la MET -destapado por The New York Times en diciembre-, Peter Gelb, director de la Metropolitan Opera House se armó de valor y, respirando profundo, salió a dar la cara a los periodistas que ese jueves de febrero abarrotaron la sala en la rueda de prensa convocada por la MET para presentar en persona a quien todos esperaban conocer, el  nuevo Director Musical de la prestigiosa casa de ópera neoyorkina, el hombre que ahora sostiene la batuta que le fue

Gustavo Dudamel debuta en la Met.

arrebatada a Levine rápidamente. Junto con la sucesión acelerada de Yannick se expuso la programación y las novedades de la temporada 2018-2019, que por cierto cuenta, entre sus novedades, el debut del venezolano Gustavo Dudamel dirigiendo “Otelo” de Giuseppe Verdi; así como el regreso del tenor Jonas Kauffman, quien ha cancelado sus tres últimas presentaciones en la MET. La temporada abrirá el 24 de septiembre con la nueva puesta en escena de “Sansón y Dalila” de Saint-Saens, protagonizada por Elina Garanca y Roberto Alagna.

Consultado sobre el caso de Mr. Levine, específicamente si sentía que la institución necesitaba una revisión, el ahora jefe de la batuta de la MET respondió muy circunspecto: Para mí, veo mi propia curva como la institución, y estoy centrado sólo en esto. Se lo que quiero hacer y solo necesitaba tener el tiempo para comenzar a hacerlo.

 Pedofilia en la MET

Refrescando el caso Levine, se recordará la MET destituyó a su director musical James Levine luego de que dos prestigiosos diarios neoyorquinos destaparan un escándalo sexual de pedofilia que llevaba años durmiendo el sueño eterno.

James Levine, destituido de la dirección musical de la Met por presunta pedofilia

Levine se convirtió en el primer director musical de la MET en 1976. Llevaba cuarenta años al frente de la dirección musical de la Metropolitan Opera House cuando el escándalo les reventó en las narices, las de él y las de la directiva de esa institución musical, templo neoyorquino de la música aludido pretenciosamente como The Met.

Cuando The New York Times y el New York Post destaparon casi al alimón el repugnante caso de pedofilia, el venerado músico clásico daba los toques finales a su levita para subir al escenario la víspera de Año Nuevo para dirigir la ópera “Tosca” de Giacomo Puccini. Luego ocuparía un lugar de honor en la tradicional cena de gala que seguía para recibir el nuevo año en el The Grand Tier del templo operístico del Lincoln Center. Se quedó con la batuta levantada. La MET se vio en la obligación de suspenderlo de todas sus actuaciones mientras se efectuaban las investigaciones.

 Tres hombres denunciaron a Levine por abuso sexual cuando eran sus alumnos y el diario más influyente de los Estados Unidos, The New York Times, obtuvo copia del expediente policial con la acusación, hasta ahora, de tres hombres. Uno de ellos contó que fue seducido por el músico clásico, y que el abuso se prolongó durante quince años. El hombre detalló las acusaciones ante el Departamento de la Policía de Lake Forest, Illinois, en el 2016. Lake Forest es el lugar donde vivía el niño cuando comenzaron los presuntos abusos, muy cerca del sitio del Ravinia Music Festival, al Norte de Chicago, donde Levine impartía lecciones de música en los cursos de verano. The New York Post también obtuvo una copia del expediente.

 Como dijimos, la denuncia la hizo en diciembre The New York Times y, ese mismo mes, el gerente de la MET, Peter Gelb, comunicó al diario que la directiva de la ópera cancelaba las actuaciones de Levine. “…Esto es una tragedia para cualquiera cuya vida se haya visto afectada”, declaró Gelb en carta enviada al diario.

Y las investigaciones se realizan como Dios manda. Datan las denuncias del año 1968, Cris Brower tenía 17 años, y Levine 25. “Lo tocó de manera inapropiada.”, dice el informe policial “…instó a Brower a corresponderle.” Y Brower se confesó con el Times: No sé por qué fue tan traumático, me preocupó profundamente por aquellos que también fueron abusados, todas esas personas que estaban en la misma situación.

Al anuncio de la ópera siguió el informe del New York Post, según el cual, Levine fue acusado por otro hombre de abuso sexual. Ashok Pai, entonces tenía 15 años, detalló en sus acusaciones ante el Departamento de Policía de Lake Forest, Illinois, en 2016.

El otro denunciante, Lestock, cuenta que se unió a la orquesta de Cleveland donde Levine les habría pedido a los muchachos que se taparan los ojos y se masturbaran entre ellos.

Ese mismo año (2016), vimos a Levine conducir magistralmente Nabucodonosor, de Giuseppe Verdi, en la hermosa sala del Lincoln Center. Como es de rigor cuando cae el telón, el maestro subió al escenario batiendo su salvaje melena canosa, para recibir los aplausos de un exigente público que se puso de pie para ofrecerle un estruendoso y prolongado aplauso. Levine ha sido venerado por su talento musical, ganó diez premios Grammy y otras treinta y siete nominaciones.

  En el 2002 el Kennedy Center lo laureó junto a Paul Simon, Elizabeth Taylor y James Earl Jones. Condujo “Fantasía” de Disney, en 2002.

Después de cuarenta años hace falta un cambio. Y el cambio se hizo. Y que todo sea para bien, como dice Maribel Anders, la articulista del amor…

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES