Venezuela por debajo de su mínimo histórico de producción petrolera

Recuperación del precio del crudo es el resultado de la semana, aun cuando los inventarios en los EEUU en la última semana de febrero aumentaron en 3.0 millones de barriles, pero la información de mercado refleja el alto grado de cumplimiento de la OPEP por encima del acuerdo de reducción de suministro se estima por encima del 40%, en donde la caída de la producción en Venezuela continúa siendo la clave de la explicación dada por los analistas de mercado en los resultados del precio.

Esta semana se viene realizando en Houston, Texas, la acostumbrada reunión anual del CERAWeek, en donde los actores más importantes del mundo petrolero se reúnen y dan a conocer sus estrategias, visión, esquemas y potencialidades y oportunidades de negocio, considerando además los temas ambientales y la competencia de fuentes alternas de energía, es un lugar de encuentro de las empresas relacionadas con el sector que abre oportunidades. Por cierto la ausencia de Venezuela dentro de los panelistas, confirma la relativa poca importancia en el mercado actual del país. Dentro de los panelistas destaca como el CEO de PEMEX, Carlos Patiño, quien explico la estrategia de “Partnerships” para desarrollar la base de recursos petroleros de su país luego de las modificaciones legales que permiten la inversión extranjera en el sector y el éxito que vienen alcanzando. También el CEO de Saudí Aramco, Amin Nasser habló sobre las necesidades de inversión en el sector estimadas en US$ 20 trillones en los próximos 25 años, en sus palabras dijo; “Las futuras inversiones vendrán si los inversionistas están convencidos que el petróleo pueda competir en igualdad de condiciones, que el petróleo vale mucho más y que el petróleo esta aquí en el futuro previsible. Es por eso que debemos rechazar la idea de que el mundo puede prescindir de fuentes comprobadas y confiables. Debemos desafiar las suposiciones erróneas sobre la velocidad con la que las alternativas penetran en los mercados”. En el ambiente de la reunión de CERA en donde también esta presente el Director de la Agencia Internacional de Energía (AIE) Fatih Birol, destaca la opinión de la agencia en reporte anual sobre Oil 2018, que estima como el 80% del crecimiento de la demanda será cubierto por el aumento de la producción en los EEUU, y el 20% será cubierto por Canadá, Brasil y Noruega. Lo cual significa que la OPEP no tendría participación incremental en la demanda. Es casi anecdótico como el ministro de Petróleo de los EAU, Suhail Al Mazrouei hace la pregunta ¿Si Ud. es un productor de shale oil, quién lo trajo al mercado de vuelta? Se contesta el ministro cuando dice la propia OPEP.

La AIE, ve como la OPEP declinaría su participación por el suministro de los No-OPEP, hasta el 2023 la producción de la OPEP solo crecería unos 750 mil bpd, considerando además una caída de la producción de Venezuela de su estimado de crecimiento de la demanda en 6.9 millones de bpd hasta 2023, de los cuales un 50% seria por el incremento de la demanda en China, mientras que la oferta crecería 6.4 millones de bpd de los productores independientes, de los cuales los EEUU contribuiría con 3.7 millones de bpd. En conclusión, es evidente que hay tres países de primeros en la lista de oferentes al mercado petrolero; Arabia Saudí, Rusia y los EEUU. El hecho real es como la producción de los EEUU pone techo al precio estimado según los analistas alrededor de los US$70 por barril. Por lo tanto, la alianza entre los saudís y los rusos cobra importancia  para el mercado petrolero pues su interés es abastecer al potencial mayor importador de sus mercados que es China, donde sus crudos son altamente competitivos.

VENEZUELA

En la conferencia de energía CERAweek, el ministro de Petróleo del Ecuador, Carlos Pérez, indicó que Venezuela está produciendo 1.5 millones de bpd, es decir, por debajo de su mínimo histórico. También el ministro de Petróleo de EAU, Suhail Mohamed Al Mazrouei, dijo que la OPEP había discutido el año pasado la caída en la producción de Venezuela y hasta se ofreció asistencia técnica para ayudar a restablecer la producción. Según los datos de Reuters, la producción de Venezuela bajo un 13% a un mínimo de 28 años en 2017. En nuestra opinión la producción continuará cayendo. A diferencia de los países productores que asisten a la CERAweek, Venezuela no presente condiciones para ser un atractivo para invertir en el negocio petrolero. Decimos esto pues basta con ver la decisión que tomó REPSOL, que los medios califican como un ajuste masivo a su exposición en Venezuela. La noticia indica que Venezuela es un quebradero de cabeza en los últimos años. Asumimos por el incumplimiento como socio de PDVSA en sus obligaciones, la grave crisis económica interna por el proceso hiperinflacionario, la falta de un estado de derecho que garantice la seguridad en las inversiones hechas en el país, la corrupción, y por supuesto la incertidumbre sobre la situación política del país. Según el CEO o Consejero Delegado de REPSOL, Jon Imaz, explico una reducción en la exposición o el “impairment” de US$ 1.000 millones, con la cual la exposición financiera queda en US$ 1.300 millones.

Las empresas petroleras privadas que cotizan en la bolsa considerando la situación de Venezuela en su conjunto deben explicar e informar a los entes reguladores como la SEC, o la Comisión Nacional de Valores respectiva, las decisiones para evitar riesgos entre sus accionistas. El caso de REPSOL es una demostración de cómo en un mundo globalizado e interrelacionada, mientras en Venezuela sigamos con un sistema fracasado, obsoleto en lo económico, limitando así las libertades tanto económicas, como políticas y sociales, la brecha de la pobreza en Venezuela aumentará.

Ahora resulta que Rafael Ramírez convertido en analista petrolero, escribe sobre la política petrolera bajo Maduro, y dice en su articulo titulado “La entrega del Petróleo”, lo siguiente; “Quiero dejar por escrito, una alerta de cara al futuro: se han creado las condiciones y se ha dado inicio a la entrega de nuestro petróleo y gas, en una vuelta de la nefasta “apertura petrolera”. Lo menos que uno puede decir es como uno de los mas altos responsables de la debacle de PDVSA, junto Alí Rodríguez, Bernard Mommer, y el resto de los ahora llamados “Ramiristas”, utiliza argumentos buscando desviar la atención de la corrupción y su mediocre gestión, planteando una discusión sobre política petrolera de Maduro, pues en la supuesta revolución nunca ha habido una política petrolera sino petróleo para la política. Sería muy conveniente que Ramírez y su combo, expliquen y den detalles; ¿Cómo otorgaron bloques, cómo endeudaron y comprometieron petróleo a futuro, cómo vendieron refinerías y negocios en el exterior, cómo desaparecieron los reales de los jubilados, cómo contrataron taladros chinos, cómo explica los contratos a los empresarios en juicio en Houston, cómo explica los millones de su familiares haciendo negocios con PDVSA, cómo explica los recursos destinados para comprar comida, cómo explica el caso de la gabarra Aban Pearl? Tal como menciona Ramírez en su articulo de Aporrea, la VENDETTA, es lo más apropiado para razonar, el porque de la posición de Ramírez y los Ramiristas, para lo cual uso la definición del diccionario de la Real Academia Española; “Vendetta. Venganza derivada de rencillas entre familias, clanes o rivales”.

Twitter@JFernandeznupa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES