Europa azotada por “la bestia del este”

Los diarios británicos lo llamaron “la bestia del este” y no ha sido para menos.

        El frente frío llegado desde Siberia que puso en alerta a Europa a lo largo de toda esta semana se cobró la vida de 10 personas en los últimos tres días.

Solo en Polonia murieron cinco el lunes, cuando la temperatura nocturna en Varsovia llegó a ser de -16 °C.

De hecho, desde el 1° de noviembre el número de muertes debido al frío en Polonia supera el medio centenar.

Las heladas temperaturas también provocaron caos en el transporte y las escuelas. Este miércoles solo en Reino Unido se ha reportado el cierre de al menos 600 centros educativos.

Además varias líneas de trenes en el centro del país anunciaron que no podrán cumplir con sus itinerarios debido a la fuerte nevada que cayó en varias regiones de Reino Unido.

En Bélgica, el alcalde de la municipalidad de Etterbeek, en Bruselas, ordenó la detención forzada de los sin techo que se negaran a ir a refugios para evitar “potenciales muertes” por temperaturas por debajo de los -15 ºC.

En este sentido, la Organización Mundial de Meteorología (OMM) había advertido el viernes pasado que la temperatura mínima diaria para esta semana se situaría por debajo de los 0°C incluso en el sur de Europa, lo que “podría representar un riesgo de vida para las personas vulnerables expuestas al frío”.

La “bestia del este” además ha marcado récords de frío en varias partes de Europa.

El fenómeno sin precedentes hizo que la temperatura en Siberia subiera 37 grados en dos semanas

“Esta semana se perfila como el período más frío que hemos tenido en Reino Unido en varios años”, informó este domingo el servicio meteorológico británico, Met Office.

“Es probable que partes de Inglaterra y Gales vivan la helada más fría desde al menos 2013, tal vez desde 1991”, dijo el pronosticador jefe del Met Office, Frank Saunders.

Roma, por su parte, amaneció el lunes con su primera nevada desde febrero de 2012, mientras que el servicio meteorológico de Bulgaria solicitó a la población que evite viajes no urgentes luego de que las temperaturas cayeran a -7 °C en Sofía.

De hecho, el frío forzó el cierre de calles y líneas de trenes, y la suspensión de vuelos.

Tal ha sido el caso de Eslovenia, donde vientos helados de más de 100 kilómetros por hora obligaron a cortar la carretera que une la capital, Liubliana, con el puerto de Koper.

Incluso en Rusia los servicios meteorológicos están advirtiendo por las temperaturas “anormalmente frías”, que oscilarán entre -14 °C de día y -24 °C de noche.

Más calor en el Ártico, más frío en Europa

El frío extremo que vive Europa por estos días contrasta con la situación del Ártico, que está experimentando un periodo inusualmente caliente en un momento del año en que el sol ni siquiera asoma por el horizonte.

“Esta semana el Ártico está teniendo una enorme ola de calor”, escribió la Unión Europea de Geociencias en un tuit este lunes.

La realidad que tiene perplejos a los científicos: mientras Europa sufre el frío extremo de “la bestia del este”, el Polo Norte vive una ola de calor.

En algunas partes del Ártico hasta se han documentado temperaturas por encima del punto de congelación, provocando asombro entre muchos científicos.

Sin embargo, de acuerdo con la OMM, “esto es raro pero no sin precedentes”.

La organización explicó que el fenómeno está relacionado con patrones de circulación atmosférica a gran escala y el llamado “evento de calentamiento estratosférico repentino” registrado justamente en la estratósfera, unos 30 kilómetros por encima del Polo Norte.

“El evento de calentamiento estratosférico provocó una división en el vórtice polar, que es un área de baja presión en la atmósfera superior, con remolinos de vientos del oeste que circulan a su alrededor”, informó la OMM.

“Por lo general –agregó-, esos vientos son lo suficientemente fuertes como para mantener el aire más frío en el Ártico durante el invierno”.

No obstante, esa división o ruptura en los vientos normales del oeste “a menudo provoca vientos fríos del este procedentes de Siberia que influyen en las temperaturas de Europa”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES