Tillerson: Una política hemisférica

Rex Tillerson, Secretario de Esta-do (SdE) de la administración Trump emprendió un viaje a la región de seis días por Latinoamé-rica  (Latam) y el Caribe, pero antes de tomar el avión que lo llevaría a México, su primera parada en este su primer periplo por la región, fue en su nativo Texas, donde dio una conferencia en su Alma Mater sobre la política hemisférica de la administración Trump.

En principio, la energía

Son tres los pilares de la política que delineó: “crecimiento económico, seguridad y gobiernos democráticos”.  En lo económico recordó que hay 12 Tratados de Libre Comercio con países del continente, que comercializan “casi US$2 billones  en bienes y servicios con países de Latam y el Caribe… con… un superávit comercial de US$14 mil millones con el hemisferio”.

Como buen texano y exdirector de la Exxon, se sumergió en el tema energético.  La visión es de una  ”conectividad energética de Canadá a Chile…. la integración energética en todas las Américas, entregando una mayor seguridad energética al hemisferio y estabilidad a las economías en crecimiento”. Para ello recordó que “Colombia, Perú, Brasil, Guyana y Argentina tienen petróleo y gas natural subdesarrollados” y que “EE UU está ansioso por ayudar a nuestros socios a desarrollar sus propios recursos de manera segura y responsable, a medida que la demanda de energía continúa creciendo”- nótese que nombró a Guyana y no a Venezuela. Destacó la contribución de los EE.UU. en la producción de energía eléctrica para la región y en particular para Centro América, hoy por hoy, dijo, es el 36% del gas líquido que exporta EE.UU. Y dejó saber su asociación “… con Centroamérica para fortalecer su mercado eléctrico regional y modernizar su red”.  En el pasado, a través de Acuerdo petrolero de San José, eran principalmente las compañías venezolanas las que hacían esto.  Pero más allá de ello, dijo que EE.UU. sería un socio para el desarrollo económico en la medida que se abran los mercados.

La seguridad

 ”Para que la prosperidad arraigue, debemos crear las condiciones para la estabilidad regional”,  nos dice el Secretario de Estado de EE.UU., argumentando que “el desarrollo económico y la seguridad se refuerzan mutuamente”.

Lea también: Las negociaciones “pican y se extienden”

Para ellos, “la amenaza más inmediata para nuestro hemisferio son las organizaciones delictivas transnacionales (ODT)”. En este sentido habló de los acuerdos con México y luego con Colombia.  Luego habló de la Alianza para la Prosperidad, un programa diseñado por la administración Obama para Centro América así como de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe, para mejorar las capacidades de los caribeños en el combate de, entre otras cosas, las ODT. La idea es “mitigar cualquier “efecto globo”, que es la expansión delictiva hacia cualquier otro lugar en la región resultante de la reducción exitosa en el tráfico de drogas ilícitas y el crimen transnacional”, según refiere el Departamento de Estado.

China y Rusia

La preocupación por la injerencia de China y Rusia en Latam tomó mucha relevancia.  China, nos dice “… ofrece la apariencia de un camino atractivo para el desarrollo. Pero en realidad, esto a menudo implica ganancias a corto plazo pero dependencia a largo plazo”. Resalta que “China extrae recursos preciosos para alimentar su propia economía, en ocasiones sin tener en cuenta las leyes vigentes o los derechos humanos”. Su objetivo es incluir a Latam dentro de su área de influencia y  se pregunta ¿con qué objetivo?

Tillerson advierte que al final “las prácticas comerciales desleales utilizadas por muchos chinos también  perjudicarán a los sectores manufactureros de estos países”.  En el caso venezolano, según el Departamento del Tesoro, China ha contribuido a la crisis  al haber ”… sido en mucho el banco más grande de Venezuela, respaldando un gobierno deficiente”. Tillerson concluye que  ”América Latina no necesita nuevos poderes imperiales que solo busquen beneficiar a su propio pueblo.”

De allí se lanza a atacar la presencia rusa en la región. Ella “… también es alarmante, ya que continúa vendiendo armas y equipos militares a regímenes hostiles que no comparten ni respetan los valores democráticos.” Una clara referencia a Nicaragua, Cuba y Venezuela, aunque otros países usen tecnología militar rusa. Y continúa su argumento diciendo que  ”nuestra región debe ser diligente para protegerse de los poderes lejanos que no reflejan los valores fundamentales compartidos en esta región”.

Y pasa a vender a EE.UU. como un imperio benevolente. “No buscamos acuerdos a corto plazo con retornos desequilibrados. Buscamos socios con valores y visiones compartidas para crear un hemisferio seguro y próspero”. Los norteamericanos desean una relación que “se base en objetivos mutuamente beneficiosos para ayudar a ambas partes a crecer, desarrollarse y ser más prósperas, y hacerlo respetando las leyes internacionales, priorizando los intereses de nuestros socios y protegiendo nuestros valores”. EE.UU sería “un socio multidimensional, uno que beneficia a ambas partes con el compromiso de apoyar el crecimiento económico, la educación, la innovación y la seguridad”.

 La democracia

“La asociación de los EE.UU. con las naciones en el hemisferio se basa en valores compartidos y gobernanza democrática, pero no podemos darlo por sentado. Muchos todavía viven bajo la opresión de la tiranía” dijo. “Venezuela y Cuba nos recuerdan que para que nuestro hemisferio crezca y prospere, debemos priorizar y promover los valores democráticos”.

 En relación a Venezuela dijo: “Nuestra posición no ha cambiado…  instamos a … que vuelva a su constitución,  a elecciones libres, abiertas y democráticas, … Continuaremos presionando al régimen para que regrese al proceso democrático que convirtió a Venezuela en el gran país que fue en el pasado”. El régimen corrupto y hostil de… Venezuela se aferra a un sueño falso y una visión anticuada” y sus élites se han robado la riqueza del petróleo. “Como consecuencia, la gente sufre. Los venezolanos se mueren de hambre, los saqueos son comunes y los enfermos no reciben la atención médica que necesitan desesperadamente. Los venezolanos están muriendo de desnutrición y enfermedad”.

Luego de este diagnóstico, habló de lo realizado para enfrentar esta crisis y destacó su trabajo “… con muchos de nuestros socios latinoamericanos, a través del Grupo Lima y la OEA… para generar apoyo para una acción coordinada para contrarrestar el deslizamiento del país hacia la dictadura”.

Alianza contra Maduro

Termina señalando: “El mundo está despertando a la difícil situación del pueblo venezolano”. Y realiza un llamado “… a todas las naciones a apoyar al pueblo venezolano. Ha llegado el momento de alinearse entre las naciones amantes de la libertad, aquellas que apoyan al pueblo venezolano, frente a las que eligen apoyar a la dictadura de Maduro…”.  Lo que en cortas es un llamado a crear una alianza para enfrentar al régimen de Maduro.

En la sección de preguntas y respuestas, se le inquirió sobre el papel de EE.UU. en remover a Maduro. Tillerson insistió que el tema no era Maduro sino el respeto a la Constitución, pero  jocosamente, dijo que la mejor solución era que Maduro renunciara y comentó que en Latam ”… cuando las cosas están tan mal … (y)…los líderes militares se dan cuenta de que simplemente no pueden servir a los ciudadanos más, gestionan una transición pacífica”.  Esto ha sido reseñado como un llamado a los militares venezolanos a que den un golpe de estado.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES