. Venezuela aceleró su escenario de default en el 2017 – Revista Digital

Venezuela aceleró su escenario de default en el 2017

Desde el mes de julio comenzó a sonar el escenario de un default ante la posibilidad de algún incumplimiento de pagos de bonos por el régimen venezolano, sin embargo economistas lo veían probable para el año 2018.

Deutsche Bank AG, afirmó en julio que “pese a que un default de Venezuela no es nuestro escenario base, hemos empezado a considerar la ocurrencia de un evento”. Sin embargo, diversos especialistas en materia económica consideraban que este escenario era muy poco probable para finales del año 2017, porque el régimen trataría de garantizar los pagos, inclusive sacrificando la importación de productos para el consumo de los venezolanos.

Los economistas señalaban que en caso de producirse un escenario de default se produciría en el año 2018.

Poco a poco este panorama se fue transformando ante la volatilidad de la economía venezolana y funcionarios como el ex embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, manifestó a finales de agosto  que las sanciones de EEUU sobre Venezuela “están dirigidas a que el país caiga en default”.

Lea también: Embajador Ramírez: Sanciones de EE.UU. están dirigidas a que Venezuela caiga en default

En esa oportunidad Ramírez afirmó que las sanciones buscaban evitar que Venezuela cumpliera con sus compromisos económicos internacionales y que no tuviera dinero para la importación y producción de alimentos y medicinas.

La situación se fue agravando y los bonos manifestaron grandes fluctuaciones ante el temor de un posible default o impago, es así como el 23 de octubre los bonos de Petróleos de Venezuela tuvieron una pérdida de 8,52%, tras el derrumbe de los 24 papeles de deuda del país que se cotizan en los mercados internacionales. Para ese momento, el mandatario Nicolás Maduro había anunciado que se mantendría la cancelación de los compromisos  con los tenedores de bonos, de los cuales 65% son inversionistas norteamericanos.

A principios del mes de noviembre la calificadora Fitch Ratings rebajó la nota crediticia a largo plazo en moneda extranjera de la petrolera estatal venezolana Pdvsa en un escalón, a “C” desde “CC”, en ese momento el mandatario Maduro anunció una posible reestructuración de la deuda.

Esta rebaja calificadora reflejaba los impagos de bonos internacionales que se encontraban dentro de su período de gracia de 30 días.

Lea también: Declaran nuevamente en default a Venezuela por incumplimiento en pagos

El 10 de noviembre la corporación Wilmington Trust informó que el régimen de Venezuela entró en incumplimiento de pago al dejar de cancelar los intereses por 650 millones de dólares de Corpoelec.

El 13 de noviembre la agencia Standard & Poor’s rebajó la calificación soberana de Venezuela a largo y corto plazo en moneda extranjera a “SD/D” desde “CC/C”, luego de que el país no pagase 200 millones de dólares por el cupón de sus bonos 2019 y 2024. Asimismo, el 15 de noviembre anunció en default parcial a la petrolera venezolana PDVSA.

Previamente, Fitch Ratings había colocado la nota de la deuda de la petrolera estatal venezolana PDVSA en la categoría de incumplimiento restringido (RD) por el retraso en el pago de bonos en dólares.

El economista y director de Econométrica, Henkel García, en entrevista para El Nuevo País y la revista Zeta, explicó que el pronunciamiento esperado para esa semana de la Asociación International Swaps and Derivatives Association (ISDA) es de mucha importancia “porque ellos son quienes confirman la existencia de un incumplimiento de pagos, lo que implica que Venezuela se encontraría en un default de manera formal”.

García señaló que al anunciarse el default de Venezuela y/o PDVSA por ISDA se podían activar otros “procedimientos financieros de acreditación de fondos… en el caso de PDVSA podrían iniciarse acciones contra los activos de Venezuela en el exterior, (ya que) cumpliría los requisitos para iniciar estos procedimientos según las cláusulas establecidas”.

Lea también: Declaración de default activaría nuevos procedimientos financieros

Para el 16 de noviembre ISDA declaró a Venezuela y a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en moratoria luego que el país no cumpliera a tiempo con los pagos de algunos de sus bonos y en ese momento el comité de ISDA presentaría una lista de los bonos que se entregarían en subastas, para determinar el valor de los bonos y, a su vez, cuánto recibirían en compensación en dinero los inversores que cuentan con la protección de los CDS.

Los contratos para asegurarse frente a la posibilidad de que un emisor incumpla o reestructure su deuda, en el caso de PDVSA, alcanzan un valor neto de unos 250 millones de dólares, pero en el caso de Venezuela ascienden a unos 1.300 millones de dólares, según datos de la firma custodio Depository Trust & Clearing Corporation (DTCC).

Para el 22 de noviembre la agencia de calificación S&P declaró en default los bonos soberanos venezolanos 2025 y 2026, luego que no se efectuara el pago de $237 millones correspondientes a los intereses cuyo período de gracia venció el 21 de noviembre.

Para ese momento, el régimen había venido cumpliendo los compromisos de pago luego del vencimiento de los períodos de gracia y es por ello que el economista y Director Capital de Market Finance, Jesús Casique, en entrevista para El Nuevo País explicó que Venezuela se ha mantenido en un default que se podría considerar extraño “hay que esperar que evolucionen los días y que ocurre en el mercado, porque cada vez que hay default el gobierno paga”.

El 8 de diciembre Venezuela fue declarada nuevamente en default  parcial por la agencia calificadora S&P Global Ratings, por no haber desembolsado 183 millones de dólares para el pago de dos bonos de deuda con vencimientos en 2023 y 2028.

Para el 20 de diciembre aún no había llegado a las cuentas de los inversionistas ninguno de los dos cupones que tocaban en este mes, uniéndose al resto de las obligaciones atrasadas, reportó Rendivalores.

Según el cronograma de pagos de la deuda externa de Venezuela para el 2018 publicado por Rendivalores, los meses más fuertes de pagos para Venezuela en el 2018 serán: agosto con un total de pago de 1.757.985.749$, el mes de octubre con un total de pago de 1.598.213.687$ y el mes de diciembre con un total de 1.080.001.710$.

A estos meses, le sigue el mes de abril con 756.335.187$, mayo con 721.490.782$ y noviembre con un total de pagos por 721.490.782$.

Por otra parte, Venezuela iniciará el 2018 con un total de pago de 70.312.500$ en el mes de enero.

Tendremos que esperar a que pasen los días y ver si Venezuela se mantendrá en default durante el año 2018.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES