. A un paso del default

A un paso del default

Alcanza el precio del crudo valores que no se veían desde el 2015 y con tendencia a permanecer en el rango de los US$60 por barril. Entre las razones del mercado para este resultado, hay que considerar la extensión durante todo el 2018 del acuerdo de recorte de suministro. De hecho esta semana se reunieron Arabia Saudí, Rusia, Kazakstán y Uzbekistán y señalaron su disposición de mantenerse en el acuerdo aun cuando Rusia preferiría esperar hasta marzo 2018 para tomar la decisión, fecha en la que se vence el acuerdo actual. Otro factor por considerar es la reducción del número de taladros en los EEUU:  la semana pasada disminuyó en 11, para un total de 898. Probablemente, el mayor respaldo venga de las declaraciones del Príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, apoyando la medida. La atención sobre el príncipe heredero se debe por la decisión de efectuar una serie de acciones en contra de la corrupción dentro del gobierno y a la par ser el impulsor para diversificar la economía saudí para hacerla cada vez menos dependiente del ingreso petrolero. Para el mercado otra consideración es  la situación geopolítica en la zona relacionada con el conflicto del Yemen, la región del Kurdistán  y con efectos probables en los productores del golfo, lo que también es un elemento por su impacto en el suministro global, por ejemplo si se considera la producción del Arabia Saudí,  los Emiratos y Kuwait de alrededor de 14 millones de b., se explica el impacto. Si la tensión en Yemen no escala, según UBS los precios del Brent podrían cotizarse por debajo de los US$ 60 después de la reunión del cartel petrolero.

Venezuela. La información relevante sobre Venezuela fue el anuncio de Maduro creando la Comisión para Renegociar los términos de la deuda externa de la República y de PDVSA. La comisión está compuesta por Tareck El Aissami, Wilmer Castro Soteldo, Ricardo Menéndez, Simón Zerpa, Eulogio de Pino, Reinaldo Muñoz y Nelson Martínez. El pago por US$1.169,07 relacionado con el Bono PDVSA 2017, seria el ultimo a ser realizado, para entrar en el proceso de renegociación de la deuda. La interpretación que uno le puede dar a semejante anuncio, es la entrada en Default, es decir incumplimiento de pagos. El cuadro siguiente es un estimado propio sobre  el monto de la deuda a tener que ser negociada sin incluir las de  China y Rusia, da un estimado de US$ 202 mil millones.

Con la deuda china y rusa podrían sumarse otros US$100 mil millones adicionales. Las calificadoras de riesgo como Fitch y S&P, ya califican a los bonos como basura y de allí pasarían a la calificación D, equivalente a Default.

La convocatoria de Maduro a una reunión con el equipo negociador, luce complicada pues las instituciones financieras conocen de las sanciones, ya que limitan la emisión de deuda en el mercado de los EEUU, y por las expectativas de la UE que se sumará a las sanciones, las posibilidades de refinanciamiento son inexistentes. Luego, las personas nombradas en la Comisión, han sido acusadas de narcotráfico y tienen sanciones en varios países, por lo tanto las instituciones financieras están cautelosas de sentarse y  establecer acuerdos que pueden violar leyes y el propio funcionamiento de las instituciones financieras, por lo tanto no irán a negociar. Pero además, en general todo proceso de restructuración de deuda requiere de propuestas para el manejo económico que implique la estabilidad, el equilibrio de las cuentas nacionales, presupuesto balanceados y la seguridad jurídica de los acuerdos. Ninguna de las condiciones anteriores está presente, y además el respaldo de entes multilaterales que a su vez sirvan de garante del paquete de medidas económicas no existe, pues la supuesta revolución al menos hasta el momento se niega a ser supervisada por entes como el FMI, o el Banco Mundial. PDVSA que es instrumento fundamental para una renegociación, en la actualidad no brinda ninguna garantía en cuanto a su capacidad de operación, el holding está sobre endeudado y sin capacidad de pago. La alternativa de continuar entregando activos a terceros es cada vez más limitada y menos atractiva y el mercado financiero no tiene interés en activos que no sean líquidos para garantizar deuda. En consecuencia, la expectativa del default es la de mayor posibilidad con lo cual está situación parece recordar el default argentino en la época de Néstor Kirchner, con graves consecuencias para la economía de ese país por años. En aquel momento solo Chávez en plena bonanza petrolera le otorgó recursos monetarios, hoy en día esa opción no existe para Venezuela. Si los venezolanos pensábamos que habíamos visto lo más duro de la crisis con la hiperinflación y escasez, ahora entramos en una de mayor complejidad y con consecuencias más negativas para todos. El modelo del socialismo del siglo XXI es un fracaso, lo que realmente buscan es perpetuarse en el poder a través del control social. Muy malas noticias para los venezolanos.

Twitter@JFernandeznupa

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES