. Timochenko Presidente

Timochenko Presidente

Las elecciones presidenciales de Colombia cuentan con un nuevo candidato: Rodrigo Londoño Echeverri alias Timochenko.  Y aunque es difícil predecir lo que pasará con más de una docena de candidatos y sin que los grandes partidos hayan elegido los suyos, que el exguerrillero llegue al Palacio de Nariño es poco probable, por ahora…

Por ALFREDO MICHELENA

La FARC lanzó al antiguo jefe de “las” FARC como su candidato para la presidencia de Colom-bia en las elecciones que se efectuarán  a fines de mayo de 2018.

De las FARC a la FARC

No es un juego de palabras, es que las FARC  es decir, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, por los acuerdos de paz de La Habana, se transformaron en Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común es decir la FARC en singular.

Como se sabe en estos acuerdos los faracos (supongo que los se seguirán llamando así) obtuvieron una serie de privilegios políticos, en especial puestos en ambas cámaras del congreso, independientemente del resultado de las elecciones legislativas, que se realizarán en marzo de 2018.  Han lanzado candidatos en los departamentos de Bogotá, Antioquia, Atlántico, Valle del Cauca y Santander y buscan alianzas con otras fuerzas interesadas en “la paz”.

Lea tambiénAyuda humanitaria y elecciones libres, objetivo del Grupo de Lima

Al Congreso ya postularon varios candidatos. Para el Senado a Iván Márquez, Pablo Catatumbo,  Carlos Antonio Lozada, Sandra Ramírez (viuda de Manuel Marulanda) y Victoria Sandino. Para la cámara de representantes: Jesús Santrich, Byron Yepes, Jairo Quintero y Marco Calarcá. Recordemos que la FARC tiene derecho a cinco senadores y cinco diputados aunque no saque los votos necesarios, como se acordó en La Habana.

La opción de Nariño

Pero su apuesta por ocupar el sillón presidencial en el Palacio de Nariño, en mayo, es una oportunidad que no piensan  desaprovechar. Una opción que ahora no luce viable, pero que puede ir ganando momentum con el tiempo. Así que al día siguiente que el CNE colombiano diera el aval a la FARC para participar en las elecciones del 2018, Iván Márquez anunciaba que Rodrigo Londoño, Timochenko, será su candidato presidencial acompañado en  la vicepresidencia por Imelda Daza una profesora colombosueca, miembro de la ONG Voces de Paz, ligada a la FARC.

Rodrigo Londoño Echeverri

Timoleón Jiménez y Timochenko, son los alias de Rodrigo Londoño Echeverri, quien es un médico, graduado en Rusia y luego en Cuba. Con entrenamiento militar en la antigua Yugoeslavia. Entra en la guerrilla en 1976, en unos 10 años asciende a puestos directivos y luego forma parte  del Secretariado de esa organización. Volvió a Cuba y a Rusia para estudiar asuntos políticos y militares. Llega a ser comandante en jefe de las FARC en 2011, luego de la muerte en combate de Alfonso Cano, quien a su vez había reemplazado al legendario Manuel Marulanda, Tiro Fijo.

Lea tambiénParlamentos activados por la democracia en Venezuela

Timochenko, ha sido acusado de múltiples delitos que han producido 117 órdenes de captura en Colombia y ha sido condenado en total a 178 años de prisión. Está buscado por Interpol y los EE.UU. han puesto precio a su captura, por US$5 millones.

El abanderado de la FARC no estuvo presente en su lanzamiento pues está en Cuba bajo tratamiento médico, aunque se anunció que sus médicos cubanos aseguraban su pronto restablecimiento.

La vieja guardia

La transformación de las FARC en la FARC, es decir el mantenimiento de su identidad histórica, muestra poca intención de reinventar esta fuerza armada que se transforma en fuerza política. Y en realidad, como se observa en la escogencia de los candidatos, a excepción de la acompañante de Timochenko, todos son de la vieja guardia.  Un grupo que en realidad sostiene que aunque han cambiado, no se arrepienten de lo que han hecho ni han modificado sus objetivos, solo sus tácticas.

Quizás por esto su aceptación apenas alcanzaba un 12% según la última encuesta Gallup. Pero lo preocupante que revela la encuesta es que los partidos políticos tienen casi un 90% de imagen desfavorable y solo un 8% favorable, es decir menor que la de la FARC.

 En este momento el desprestigio de las instituciones democráticas colombianas ha llegado a niveles muy altos, a juzgar por los resultados de la encuesta. La opinión negativa de los sectores legislativo  y judicial, llegó al 82% y 84% respectivamente.  Mientras que en el caso del presidente Santos llega al 70%. A muchos les preocupa que esta situación se parece mucho a  la de la Venezuela pre-chavista.

Las opciones

Es muy temprano para otear en el horizonte los resultados de las elecciones de mayo de 2018, quizás lo único que pudiera decirse es que seguramente se irá a segunda vuelta.  Al momento hay catorce aspirantes, incluyendo a Timochenko.  Según las encuestas que maneja la Revista Semana, Sergi Fajardo (independiente), estaría punteando con una intención de voto del 21%, luego vendrían Vargas Lleras ( ex vicepresidente del actual gobierno -Partido Cambio Radical) y Claudia López (P.Verde)  con alrededor del 12%. Con 10%  Gustavo Petro ( ex alcalde de Bogotá- independiente de izquierda) y cercanos al 8% Juan Manuel Galán ( liberal) y Humberto La Calle ( exjefe negociador en La Habana- liberal).   Para la encuestadora YanHaas S.A, los dos candidatos más escogidos son Vargas Lleras con  11% y Petro con 9%.

En todo caso estamos en los momento iniciales de las campañas y los partidos no han escogido sus candidatos ni establecido sus alianzas.

La justicia transicional

Un asunto que queda pendiente es la aplicación de la Justicia Especial de Paz (JEP), que sigue sin concretarse en el Congreso colombiano. Aquí el punto es que si alguno de los que se presentan como candidatos son “sentenciados” con base a la JEP, no podrán ejercer sus cargos.  No se trata de su participación política, ya son un partido y son candidatos. Se trata que, como afirma Rodrigo Rivera, alto comisionado de paz, “si la JEP impone unas sanciones que hagan que su cumplimiento sea incompatible, por ejemplo con el ejercicio de funciones políticas en el Congreso, priman las obligaciones con la JEP y eso hará incompatible el ejercicio de la política con el cumplimiento de obligaciones prioritarias en el sistema de verdad, justicia, reparación y no repetición”. Y con el prontuario de Timochenko y los otros jefes guerrilleros esto es más que una posibilidad.

En todo caso la “venezolanización” de la política colombiana con un posible ascenso de la FARC al poder preocupa mucho en ese país. María del Rosario Guerra, senadora por Centro Democrático advierte que una presidencia de Londoño llevaría a Colombia a repetir la tragedia que se vive en Venezuela. En todo caso, así como los acuerdos de paz en La Habana polarizaron al país, la presencia de la FARC en la política mantendrá este punto abierto y todos tendrán que definirse a favor o en contra.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES