Caritas denuncia alerta por desnutrición infantil

Un informe de la organización católica Caritas hecho público esta semana, refleja una situación gravísima y creciente de la severa desnutrición en Venezuela, donde las principales víctimas son los niños, los ancianos y los enfermos.

Por MACKY ARENAS

El informe de Caritas sobre la desnutrición infan-til, dado a conocer esta semana, hizo sonar todas las campanas de alarma nacionales e internacionales. La desnutrición infantil, especialmente entre niños menores de 5 años, detectada con el primer boletín Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud (SAMAN), es un estudio que desde 2016 realiza Cáritas de Venezuela con el apoyo de expertos y organismos internacionales. Se realizó en los estados Vargas, Miranda, Zulia y en el Distrito Capital.

Caritas ha estado analizando la malnutrición infantil en los mencionados en cuatro estados, incluida la capital, Caracas. Las últimas cifras muestran que el 11,4 % de los niños menores de cinco años padece malnutrición moderada o severa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el umbral de la crisis de malnutrición infantil en el 10 %, lo que lleva a Caritas a declarar el estado de crisis, en los estados analizados, ya que se supera este punto.

Septiembre 2017: El alerta  en cifras

La escasez de fórmulas lácteas se registra hasta en un 94% de los establecimientos.

  • No es posible llevar registro concreto de la muerte de niños por desnutrición. El Hospital JM de los Ríos reportó un incremento de 260% en el ingreso de niños con desnutrición severa en comparación con los mismos ingresos de años anteriores.
  • 69% de los hogares han tenido que cambiar su forma habitual para adquirir/comprar alimentos.
  • 71% de los hogares reporta haber tenido que deteriorar su alimentación.
  • 64 % de los hogares han incurrido en alguna forma de privación alimentaria.
  • 39% de los hogares han recurrido alguna forma destitución de su base recursos familiares para poder comprar alimentos.
  • 38% de los hogares han tenido que desincorporar algún miembro de la familia para bajar presión de consumo alimentario y paliar la inseguridad alimentaria.
  • El 69% de los encuestados respondió que nunca ha tenido acceso a los Clap.
  • El 41% de las familias ha tenido que pedir o mendigar por alimento y obtener alimentos en lugares no acostumbrados.

Susana Raffalli, coordinadora del programa SAMAN de Cáritas de Venezuela, adelantó recientemente parte del último estudio realizado por la organización hasta el 31 de julio pasado. La investigación reportó el incremento de desnutrición grave entre niños menores de 5 años, colocando estos índices en “escala de emergencia”, porque superaron en más de 11% la muestra anterior.

Rafalli, que trabaja para Cáritas Venezuela, precisó: “Es impresionante, si piensas que hace cuatro años el índice de malnutrición aguda era del 3 %.  En octubre, era del 8 %. Está progresando a un ritmo muy preocupante”.

Lea tambiénVenezuela presente en el viaje papal

Uno de cada doce hogares

se alimenta “de la calle”

El informe de Caritas Venezuela muestra que uno de cada doce hogares se estaba alimentando “de la calle” – escarbando en busca de los restos de comida que tiran los restaurantes y entre los contenedores de basura. Con la inflación al 720%, la más alta del mundo, la cesta básica de la compra cuesta ahora 16 veces más que el salario mínimo.

“Se trata de una grave crisis y es necesaria la ayuda nacional e internacional, para gestionar la escala del desastre, en los niveles más altos de toma de decisiones”, dice Susana Raffalli. “Los medios de subsistencia se han visto degradados hasta tal punto, que los más pobres no cuentan con recursos para hacer frente a la situación, porque todo se ha venido abajo. El empleo, la sanidad, la familia, el hogar: las personas pobres lo han perdido todo y no dejan de desplazarse, en busca de un salvavidas. La comunidad humanitaria y la población de Venezuela necesitan iniciar una respuesta integral de inmediato”.

Niveles de crisis

De igual manera, el estudio revela que 60% de 486 niños menores de 5 años de edad que pesó y midió Cáritas, tenía déficit nutricional, lo cual comienza a ser muy preocupante toda vez que no se conocen las cifras de otros estados más necesitados.

Suzanna Tkalec, directora humanitaria de Caritas Internationalis afirmó que la desnutrición infantil en sectores de Venezuela, ya ha alcanzado niveles de crisis. Con la economía en picada, la escasez de alimentos y medicinas y los precios en alza, más de la mitad de los niños menores de cinco años en las áreas monitoreadas por Caritas están padeciendo algún grado de desnutrición.

“El sector de la salud es el más gravemente afectado”, dijo Tkalec.  De acuerdo con Médicos por la Salud, una ONG local que colabora con Caritas Venezuela, únicamente 38% de los medicamentos esenciales incluidos en la lista de la OMS existen en Venezuela y solo 30% de los medicamentos para enfermedades infecciosas básicas se encuentran disponibles en los hospitales públicos.

Los casos de diabetes han aumentado en un 95% y la hipertensión en 92% en 2017 debido a la escasez de medicamentos. El índice de mortalidad postnatal se ha triplicado en 2017, y 114.000 personas con VIH/sida no tienen acceso a medicamentos esenciales.

Caritas de Venezuela advierte que de no revertirse las causas de la desnutrición y los factores agravantes las parroquias más pobres podrían estar emergencia nutricional al cierre del año 2017.

 

Respuesta con las “Ollas Solidarias”

Es la respuesta inmediata de la Iglesia para atender la desnutrición infantil, aunque está consciente de que con ello no resolverán el problema del hambre en Venezuela, si el Estado no se sincera primero en la aceptación de este drama, y luego, permite un canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicamentos.

Las “Ollas Solidarias” son parte de las iniciativas emprendidas por Cáritas de Venezuela para contrarrestar el déficit alimenticio en los estratos más necesitados del país, especialmente entre los niños, adultos de la tercera edad y enfermos. Este programa inició oficialmente en febrero de 2017, con la Campaña Compartir que la Conferencia Episcopal Venezolana realiza todos los años al comenzar la época de Cuaresma.

Los sitios “centinela”

Como parte de la respuesta de Caritas, se han creado “sitios centinela”, lugares donde poder llevar a los niños para que les realicen controles periódicos, con el fin de supervisar sus niveles de nutrición y proporcionar a los niños afectados suplementos nutritivos y medicamentos básicos. Se realizan también visitas a domicilio, lo cual ha facilitado la inmediata identificación de los niños en peligro de malnutrición y ofrecerles así asistencia médica y nutricional.

“Tenemos suerte de contar con un maravilloso equipo de médicos voluntarios, que están al servicio de la comunidad”, afirma Janeth Márquez, directora de Cáritas Venezuela. “En los distritos en los que Caritas lleva a cabo su programa, diversos niños se han estabilizado, e incluso recuperado, a pesar de la crisis que seguimos viviendo”.

Dejar a un lado la política

El informe de Caritas ha sido publicado para empujar a la comunidad nacional e internacional a intervenir en la crisis, concluyendo que una ayuda alimentaria directa, que incluya suplementos nutritivos, es fundamental, así como también lo es el restablecimiento de adecuadas infraestructuras, para la asistencia médica, el agua potable y los saneamientos.

Y Caritas concluye: “Es necesario que la respuesta a esta crisis alimentaria sea una prioridad social y económica. Dejando a un lado la política, hay que proteger a los más vulnerables y facilitar asistencia a todos aquellos que, oficial y no oficialmente, tienen acceso rápido a las personas más necesitadas en todo el país”.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES