El FMI se pronuncia sobre Venezuela

[emaillocker id=”110459″]

El precio del crudo se manifiesta con una cotización al alza y acercándose el Brent a los US$60 por barril. El mercado justifica el alza por el impacto del conflicto iraquí con la región del Kurdistán. Desde hace tiempo viene existiendo una disputa por la repartición del ingreso petrolero entre el gobierno central en Bagdad y la región del Kurdistán. La región del Kurdistán viene exportando petróleo, lo cual Bagdad considera ilegal. El último evento en el conflicto fue la realización de un referéndum para proclamar la independencia del Kurdistán y esta semana fuerzas militares iraquíes se han movilizado para contrarrestar el movimiento independentista. Las implicaciones geopolíticas son muy importantes, puesto que los iraníes, turcos, sirios y los propios iraquíes están afectados en sus intereses y además con implicaciones para Occidente por la presencia en la zona del ejército del Estado Islámico. La mayoría del petróleo que se produce en la zona, alrededor de 750 mil bpd, con unas exportaciones del gobierno regional del Kurdistán de 640 mil bpd, pasa a través del oleoducto Kirkuk-Ceyhan en Turquía que suple a los países europeos del Mediterráneo. Dado el conflicto, Turquía amenazó con cerrar las exportaciones, lo cual presiona el Brent al alza. En consecuencia un mercado que está presentando una fuerte demanda con un conflicto geopolítico de esta magnitud, hace crecer la presión al aumento del crudo. A todo esto los analistas estiman que si el precio del crudo cotizara a los US$60 dólares por barril, el impacto en la producción de shale oil se hará más atractivo y se acentuará su efecto en el llamado rebalanceo del mercado.

Arabia Saudí. La agencia Reuters hace referencia al interés chino de adquirir el 5% de Saudí Aramco directamente, una oferta que daría flexibilidad al anuncio sobre la Oferta Pública de Acciones de la petrolera, y de hacerse efectiva se convertiría en una colocación, venta privada de acciones. La OPA es parte del plan estratégico Saudí para diversificar su economía y es considerada como la mayor operación en la historia de esta tipo. China es uno de los principales clientes del crudo de Arabia Saudí. Esta oferta china aun no confirmada, considerando la situación actual de precios, en donde hay criticas internas por el efecto en la valoración del 5% de la OPA. Por otro lado, Fuentes de Reuters indican que los Saudís invertirían en refinerías en China y al mismo tiempo hay otros fondos de Corea del Sur y de Japón evaluando adquirir acciones de la OPA.

Lea tambiénLos rusos endurecen exigencias a PDVSA

México. La Vice-Ministro de Finanzas Vanessa Rubio indicó que la economía mexicana ha efectuado una operación de cobertura de riesgo a través de opciones “Puts”, fijando el precio del crudo de exportación en US$46 por barril para el presupuesto de 2018. La operación es de las más atractivas de Wall Street, se estima según Bloomberg que México ha gastado US$1.000 millones, y en tres oportunidades ha generado ganancias desde el 2000, incluyendo un record de US$6400 millones en 2015 con la caída del precio del crudo. El Ministro José Meade, comentó sobre la operación de cobertura la política de liberación de los precios del combustibles y se protege ante una eventual caída brusca del precio del crudo.

Venezuela. Según el boletín de la OPEP la producción de petróleo de Venezuela siguen cayendo, de acuerdo a la data de fuentes secundarias como muestra el cuadro: 52 mil bpd menos de producción en setiembre versus agosto.

Lea tambiénMaduro de peticionario en Moscú

Estos datos ratifican la gravedad de PDVSA a su vez varios reportes públicos indican que el CRP opera alrededor del 40% de su capacidad agravando el suministro al mercado interno. Ante este panorama, PDVSA retrasa los pagos relacionados con sus compromisos de deuda de la semana pasada, aumentado la incertidumbre sobre su desempeño financiero y el del país por los vencimientos de este último trimestre del año. Finalmente, el IMF estima un programa de soporte financiero para sacar al país de la crisis, que de darse, sería el más alto de su historia: alrededor de US$30.000 millones anuales de soporte. Esto Implicaría un programa de ajustes para reducir el déficit, incentivar la inversión, renegociar la deuda y aportar para una balanza de pagos (exportaciones e importaciones) en equilibrio. Obviamente con la situación política actual del país y la PDVSA actual, no es posible realizar este urgente cambio en la estructura económica. Los mercados financieros están a la expectativa en cuanto a las sanciones de la UE, como medida de presión para encauzar al país hacia la Democracia perdida. Por ultimo, los cambios que irreversiblemente llegarán a Venezuela, deben considerar  la geopolítica de Rusia y China, ambas atadas al inmenso endeudamiento que tiene Venezuela y PDVSA tiene con ellas.

Twitter@JFernandeznupa

 [/emaillocker]

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES