. "Por qué soy corrupto", unas líneas para ponerte a pensar

“Por qué soy corrupto”, unas líneas para ponerte a pensar

El nigeriano Ayo Sogunro es el autor del libro “La maravillosa vida del senador Bonifacio y otras historias lamentables”, es abogado de profesión y suele escribir sobre filosofía socio-legal en su blog www.ayosogunro.com, en donde en el 2014 publicó la pieza “Por qué soy corrupto” que les presentamos a continuación, traducida al español, con la que tristemente cualquier venezolano puede sentirse identificado. Veamos:

 

 

Los nigerianos son corruptos, dicen. Soy nigeriano y sé por qué soy corrupto.

Soy corrupto porque tengo hambre. Porque necesito la comida, toda la comida y nada más que la comida. Porque tengo que “apresurarme” si quiero ver la comida. Porque sin comida soy inútil, para mí mismo y para la sociedad. Un hombre hambriento no tiene principios; la moralidad es un lujo asequible para los bien alimentados. Soy corrupto porque mi lucha por la comida está llena de obstáculos, porque no puedo trabajar como un simple trabajador sin pagarle al jefe, porque no puedo trabajar en el servicio civil sin “engrasar las ruedas”, porque no puedo trabajar en el sector privado sin “conocer” a alguien, porque no puedo obtener un contrato sin contribuir a la red de contactos. Soy corrupto porque tengo hambre.

Soy corrupto porque nadie sabe si habrá mañana. Soy corrupto porque mi sociedad no tiene un plan de bienestar y el plan de pensiones no es confiable. Sin embargo, una parte de mi salario tiene que ir al plan de pensiones, impuestos y cualquier otra cosa que el gobierno decida. No tengo confianza en el sector privado, porque las leyes laborales son inútiles. Porque mi empleador puede despedirme sin compensación. Y otras personas están esperando para ocupar mi lugar. Porque mi negocio que tanto me ha costado montar puede colapsar en cualquier momento. Y es una persona tonta quien olvida planear el futuro. Soy corrupto porque mi pan de cada día no es seguro. Soy corrupto porque no quiero mendigar mañana. Soy corrupto porque no quiero que mis hijos sean corruptos.

Soy corrupto porque la educación terciaria es un símbolo de estatus. Soy corrupto porque se requieren logros académicos para alcanzar una vida cómoda en la clase media. Y a pesar de que tengo habilidades técnicas y vocacionales, no puedo conseguir un trabajo sin un certificado. El certificado correcto puede abrir un camino cuando parece que no lo hay. Soy corrupto porque tengo que hacer lo que sea necesario para obtener el certificado correcto. Porque no quiero ser condenado a una vida económica de segunda clase. Soy corrupto porque el conocimiento académico es poder.

Soy corrupto porque necesito un auto. Porque necesito un generador de energía y una máquina de bombeo de agua. La humanidad ha progresado y el individuo debe progresar con él. Y quiero disfrutar de las comodidades que ofrecen la ciencia y la tecnología moderna. Soy corrupto porque prefiero conducir que caminar por kilómetros. Soy corrupto porque nuestros autos son tratados mejor que nuestros carreteras. Soy corrupto porque tenemos malas carreteras. Y las malas carreteras han arruinado mi auto. Y tengo que pagarle a mi mecánico para poder continuar usando mi auto. Soy corrupto porque necesito un auto nuevo. Soy corrupto porque Dios ha inventado el jet privado.

Soy corrupto porque soy religioso. Mira, el cielo ayuda a los que se ayudan a sí mismos. Se me ha enseñado esto desde que tenía cinco años, que la carrera no es para el más veloz o la batalla para el más fuerte. Porque mi religión insiste en que voy a prosperar solo con el favor divino. Porque me han asegurado que el éxito no viene a través del trabajo duro. Porque he visto personas triunfar en la vida sin trabajar duro. Porque debo dar mi testimonio también, algún día. Soy corrupto porque pago mis diezmos.

Soy corrupto porque la alternativa es peligrosa. En el análisis final, el precio de la honestidad supera las consecuencias de la corrupción. Porque no hay una red de seguridad para la persona honesta. Porque un billete donado en privado al policía es menos engorroso y menos problemático que una visita honesta a una estación de policía nigeriana. Soy corrupto porque la corrupción es un proceso lógico, porque la integridad no es razonable. Soy corrupto porque la corrupción es ordinaria: un hecho mundano de la vida. Soy corrupto porque la corrupción funciona.

Soy corrupto porque el gobierno es corrupto. Y los miembros del gobierno acumulan más poder y acumulan más riqueza. Peor aún, los legisladores han legalizado la corrupción y simplemente se asignan fondos públicos a ellos mismos a través de la ley. Sin embargo, la economía del país no ha cambiado: los ricos se hacen más ricos y los pobres se hacen más pobres. Porque el gobierno tiene una cruzada contra la corrupción pero no tiene una agenda de bienestar. Porque aquellos que afirman abordar la corrupción pertenecen al sistema corrupto. Soy corrupto porque no confío en el gobierno.

Soy corrupto porque el sistema está corrupto. Porque este país es una sociedad anónima cuya mayoría de acciones están en poder de los saqueadores. Porque esta es la República Federal de Nigeria, S.A., donde la corrupción es el precio de una participación considerable. Porque las personas honestas no pueden tener una participación en el país. Porque cualquier nigeriano puede convertirse en el presidente, pero una persona corrupta tiene una mejor oportunidad. Porque las acciones en el gobierno están siendo negociadas por los que están adentro. Soy corrupto porque este es un mercado de valores no regulado. Soy corrupto porque todos los demás son corruptos.

Soy corrupto porque quiero detener la corrupción. Soy corrupto porque soy un activista social. Soy corrupto porque no puedo cambiar el sistema desde afuera. Tengo que unirme al sistema si quiero cambiar el sistema. Tengo que ganar una elección si quiero unirme al sistema. Tengo que unirme a la fiesta si quiero ganar una elección. Soy corrupto porque soy anticorrupción.

Pero no eres nigeriano; no puedes entender por qué soy corrupto.

 

Nota de redacción: Pero somos venezolanos; podemos entender por qué eres corrupto.

 

El escritor Ayo Sogunro.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES