Los rusos endurecen exigencias a PDVSA

La cotización del crudo sigue reaccionando en función de las expectativas sobre el rebalanceo del mercado petrolero, en donde juega un papel clave la extensión del acuerdo de reducción de suministro de los países OPEP y No-OPEP cuya vigencia actual es hasta marzo de 2018. Además, consideraciones sobre el movimiento de inventarios de crudo en especial en los EEUU, que se han visto afectados por los huracanes Harvey e Irma, y las expectativas de la demanda por efectos del desempeño de la economía global. Por otro lado, el mercado sigue observando el diferencial entre Brent y WTI, con lo cual se estimula la exportación de crudo de los EEUU. Para el 10.10.17, el precio aumenta por la noticia de Arabia Saudí de reducir en 560 mil bpd para noviembre sus exportaciones de petróleo. La acción se llevara por medio de Saudí Aramco, su oferta sería de 7,15 millones de bpd versus la demanda de 7,7 millones de bpd. El propio Ministro de Petróleo, Khalid al Falih, declaró: “Arabia Saudí está de nuevo demostrando su liderazgo y compromiso de re-balancear el mercado, en la medida que nos acercamos a la reunión clave del 30 de noviembre en Viena, no solamente restringiendo el nivel de producción, pero aun más importante sus exportaciones, las cuales dan forma a los inventarios globales y balances del mercado”. Sin embargo por otro lado, durante septiembre se reflejó un alza en las exportaciones, las de Irán con un total de 2,28 millones de bpd y las de Irak con 3,98 millones de bpd, sumando 6,26 millones, cuando para el mismo mes Arabia Saudí exporto sólo 6,68 millones de bpd, cifra aun menor que la anunciada para noviembre por Saudí Aramco.

Lea también: Corrupción sigue destapándose y le es inevitable al régimen esconderla

Obviamente este comportamiento, el mercado lo considera y una explicación es la que ofreció Richard Mallinson, de Energy Aspects Ltd, cuando dijo: “Irán e Irak, ambos son oportunistas en vender en los mercados donde los compradores ya no tienen los volúmenes del petróleo Saudí”. Y agrega: “Nosotros vemos Arabia Saudí exportando menos volúmenes en los próximos meses, siendo consistente con su foco de re balancear el mercado”.

Rusia – Venezuela

Dentro del marco del primer foro celebrado en Rusia, tanto en Moscú como en San Petersburgo, el objetivo fue discutir la agenda energética global con el fin de identificar áreas para el desarrollo de los principales sectores de la industria y buscar soluciones óptimas a los desafíos existentes. Se estimó una asistencia de 30.000 participantes, con la presencia de Ministros de 17 países, la presencia del cuerpo diplomático de otros 38 países, la OPEP, 140 empresas rusas de petróleo y 35 extranjeras. Se anunció un número de acuerdos de negocio, de los cuales destaca el fondo de US$1.000 millones entre Rusia y Arabia Saudí. La única referencia sobre Venezuela, ha sido la participación de Maduro en un panel sobre el tema “Petróleo y Geopolítica”. Lo anterior significa que la razón del viaje a Moscú estaba directamente relacionada con la deuda que Venezuela debe pagar a los rusos, porque desde 2006 hasta 2017, los péstamos otorgados se estiman en US$17.000 millones. Durante este año 2017, Rosfnet dispuso de US$6.000 millones para invertir con PDVSA. Rosfnet actúa bajo una garantía del 49% de las acciones de CITGO. Maduro fue a pedir una restructuración de la deuda y solicitar dinero fresco para cumplir con las obligaciones de servicio de la deuda para este último trimestre del año.

Lea también: Maduro de peticionario en Moscú

El Ministro de Finanzas ruso, Anton Siluánov, indicó que trabajan para buscar una fórmula aceptable para reestructurar la deuda. Maduro dijo que los bancos occidentales se han negado a refinanciar o prestar un solo dólar, con esto también se le complica el colateral de CITGO a Rosfnet del 49%. Al respecto, en Rusia existe el recuerdo presente de la cantidad de dinero que fue prestado a Cuba y nunca recuperado, y en la prensa rusa se menciona que eso no debe pasar con Venezuela y que Caracas debe pagar. En consecuencia, Maduro regresó con los bolsillos vacíos y por el contrario debe otorgar y dar más garantías a los rusos por los préstamos que ya visualiza no puede pagar.

Tal como mencionamos la semana pasada, Maduro es objeto de los intereses geopolíticos rusos, no es el tema petrolero de interés para Rusia, pues prefieren invertir en sus propios negocios petroleros. Todo parece indicar que Maduro está obligado a pagar el servicio de la deuda a costa de las importaciones de bienes y servicios a Venezuela, agravando la situación alimentaria y de salud.

Twitter@JFernandeznupa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES