Irene de Caguaripano: Mi esposo será el ícono de la tortura en la dictadura de Maduro

Irene Olazo es fisioterapeuta. A pesar de no ser muy alta y tener una contextura delgada, es aplomada a la hora de hablar. Relata lo que ha sido su vida durante este tiempo con un temple que raya en frialdad. Es evidente que, no se permite mostrar sentimientos. Lleva casada con Juan Carlos Caguaripano Scott siete años, de los cuales, tres han sido inexistentes dado que su esposo, hoy ex capitán de la Guardia Nacional, decidió irse a la clandestinidad tras participar en la “Operación Jericó” en 2014 y que el gobierno denominó “Golpe Azul”. Hecho que dejó a varios militares de distintos componentes privados de libertad.

Irene tiene dos objetivos claros en estos momentos: su hija de tres años y ocho meses que no conoce a su padre y lograr que el gobierno, como si de un secuestro se tratase, le entregue una fe de vida de su esposo, quien lleva casi 30 días desaparecido. Algo que califica de “desaparición forzosa”. Un término que cada día se oye con más frecuencia.

-¿Qué fue lo último que supiste de tu esposo?

IO: El fue capturado el 11 de agosto y presentado en Tribunales, el 13. Allí, se le dicta como sitio de reclusión el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y comienzan las irregularidades. Ese día, cerraron Fuerte Tiuna y no se le permitió el ingreso a sus abogados ni a su familia por lo que queda con defensa pública militar. Aunque el sitio de reclusión fue el Sebin, es la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) quien se lo lleva. El 15 nos dicen que estaba allí pero no nos dejan verlo.

Nos recibieron en cuatro oportunidades agua, una sola vez medicamentos y solo dos mudas de ropa. Siempre bajo la excusa del período de adaptación. Intentamos pasar el documento para que firmara la revocatoria de la defensa pública y no nos lo permitieron. El 22 es trasladado al Sebin. Nos lo dicen en el DGCIM. Acudo al Sebin del Helicoide y me dicen que no está allí. Luego acudí al de Plaza Venezuela y me dicen que no es centro de reclusión. He ido todos los días y nada.

En el DGCIM, un funcionario llegó a hacerme un comentario que me deja abierta la posibilidad de que este muy golpeado ya que el funcionario me dice que la última vez que lo vio, él estaba en servicio médico recibiendo sus curas sin problemas y su suero fisiológico intravenoso y que si en el DGCIM había tres médicos, en el Sebin había seis.

Esto me confirmó que la salud de mi esposo no es buena o no tuviese que estar en servicio médico. Ese comentario me deja mucho más claro los rumores de que mi esposo esta siendo torturado.

Los tribunales me negaron la posibilidad de revocar la defensa pública como esposa que soy. La juez me dijo que tenía que firmar mi esposo.

-¿Qué te dijo la juez cuando le hablaste de la desaparición forzosa?

IO: Que su sitio de reclusión era el Sebin y que ellos (Sebin) a veces hacían eso de negar a los detenidos. Que él debería estar allí y que le diera un chance a la defensa pública a ver si lograba tener acceso a él y que pudiese firmar el documento para revocar.

Pasan los días y tampoco ha tenido contacto con la defensa pública desde el día de la presentación.

-¿A qué le atribuyes su detención? ¿Lo traicionaron?

IO: Esa detención está muy sospechosa. Yo creo que la única forma de aclarar lo que pasó es hablar con Juan Carlos ya que él se mantuvo tres años en clandestinidad. Tiene experiencia en inteligencia y se maneja en todo lo relacionado a estrategia y comando y me parece absurdo pensar que simplemente cayó en una alcabala de la policía de Sucre.

Para mi y para la familia, allí hubo una traición. No sabemos por parte de quién. La versión que da PoliSucre no es muy clara. Mi esposo siempre ha sido muy correcto y aun y cuando estaba en la clandestinidad y se realizó la acción de Paracamay donde, presuntamente, él esta. Porque él solo apareció en un video pero no hay más pruebas de que haya sido él quien comandara el acto del Fuerte. En ese video, él no dice que se está tomando Paramacay sino que hace un llamado a la unión cívico militar para restituir el hilo constitucional.

Eso también me permite aclarar que, mucha gente dice que fue un intento de golpe. No lo fue. Fue una rebelión militar. El golpe de Estado lo dio el Estado venezolano a la Asamblea Nacional. La rebelión está consagrada en la Constitución cuando se rompe el hilo constitucional en los artículos 333 y 350.

-¿Dudas que tu esposo haya liderado la toma de Paramacay?

IO: No lo pongo en duda pero tampoco puedo confirmarlo. Todo ha sido hermético al punto que tengo casi 30 días sin saber dónde esta.

El video no prueba que haya liderado la toma. No es que no tuviese la capacidad porque sí la tiene. Pero para responsabilizarlo debe haber una declaración de él donde asuma eso y no existe.

-¿Qué crees tú que motivo a tu esposo realizar esa acción, en este momento además?

IO: Lo mismo que en 2014 que lo llevó a hacer su pronunciamiento y de allí, a la clandestinidad. El hecho de que las Fuerzas Armadas se convirtieron en un partido político y en el brazo armado del gobierno. En 2014, cuando comenzaron a caer jóvenes muertos en las manifestaciones, él dijo que ya no podía seguir formando parte de esto (GN) y tengo que unirme a las filas de la rebelión porque lo que están haciendo en las Fuerzas Armadas va en contra de nuestro juramento.

-¿Por qué no pidió la baja?

IO: Porque es un hombre que, desde muy pequeño, su única aspiración era ser soldado. Lleva en la sangre ser un soldado de la patria, ser un hombre de uniforme y ser un hombre totalmente correcto. Pensó en pedirla pero su formación no se lo permitía. Incluso, a él lo retardan en su ascenso por no decir lemas como “Patria, socialismo o muerte” o “Chávez, la lucha sigue”. Él decía que no tenía que inmiscuirse en la política porque las Fuerzas Armadas debían ser apolíticas y deberse a un pueblo.

Comenzó a ver irregularidades como corrupción y descubrir en Amazonas, campamentos de la guerrilla colombiana. Aun y cuando hizo las notificaciones a sus superiores, éstos se hicieron de la vista gorda.

Pensó que, manteniéndose en la Guardia podía recopilar pruebas, como lo hizo con el tráfico de gasolina.

Desde 2014 hasta 2017, ¿él estuvo en Venezuela?

IO: Eso es una buena pregunta. Como familiares, a veces nos la hacíamos. Nosotros no tuvimos contacto con él desde 2014. La última semana de marzo de 2014. Una semana antes de que se fuera a la clandestinidad y rompiera contacto con su familia. Esto, porque luego de ese video de 2014, agentes del Estado intentaron secuestrar a nuestra hija, de meses de nacida.

En ese momento, el acoso fue muy grande. En la urbanización había vehículos sin placas y funcionarios civiles y uniformados del DGCIM. Esa vez, funcionarios vestidos de negro trataron de arrebatar a la niña del coche. Los vecinos salieron y bueno, desde ese día no hubo más contacto con mi esposo por seguridad.

Esto fue denunciado y la fiscal del caso dijo en aquel momento que me recomendaba irme del país.

Supusimos que, en algún momento estuvo en Panamá porque Diosdado Cabello lo mencionó en su programa.

-¿Por qué crees que sale de la clandestinidad, luego de casi tres años y vuelve a grabar un video?

IO: Creo que estaba trabajando y descartando traidores como ocurrió en 2014.

-¿Y no fue traicionado otra vez?

IO: Estoy segura de que fue así.

-Retomando su detención, la policía de Sucre aseguró que iba en un carro robado, con documentación falsa y armado y que, cuando lo detuvieron, no sabían quién era.

IO: Ya por allí, la declaración del Comisario Furelos yo empiezo a desmentirla. Una persona que esta solicitada vía carteles y demás, y ellos no sabían quien era. Además, una persona que nada clandestina, ¿andaría en un carro robado? No.

Yo espero que, en algún momento, Furelos y estos funcionarios aclaren lo que ocurrió. Yo me inclino hacia la tesis de que Carlos Ocariz lo entregó. No se si tuvo que ver con la denuncia del vehículo pero sí con la decisión de entregarlo al Sebin. Él sabía lo que podía implicar esta entrega. Desde las torturas a las que estoy segura, está siendo sometido, hasta su muerte.

Entiendo que debió estar en una situación muy difícil pero, entregarle a un régimen dictatorial, porque él también lo reconoce como una dictadura, donde sabemos que hay violaciones de derechos humanos a una persona, a la única persona que dio una esperanza al pueblo ya que muchos pedían en llanto que la Fuerza Armada se pronunciara.

-¿Has hablado con el alcalde Carlos Ocariz?

IO: Lo he contactado pero no me ha respondido. Simplemente, me ha ignorado.

Ni siquiera ha hecho un pronunciamiento por el hecho de que mi esposo es víctima de desaparición forzosa.

-Tu describes la acción de tu esposo de heroica. La versión gubernamental es que generó fallecidos, ¿esta toma era la única manera de hacer ese llamado de atención al que haces referencia?

IO: Era una forma de hacerle ver a las Fuerzas Armadas que, con ese armamento estás matando al pueblo. Ese pueblo que juraron defender. Ya había cien muertos. Incluso, con FAL en Táchira y no había pronunciamiento militar por ese hecho.

Más que un llamado, era una invitación a unirse a la lucha para recuperar el hilo constitucional y hasta la institución castrense.

Además, conociéndolo, dudo que ese armamento hubiese sido para entregárselo a civiles. Irresponsable mi esposo nunca ha sido. En la resistencia, además de militares hay muchos funcionarios y ex funcionarios que están descontentos con el gobierno.

Mi esposo no permitiría una nueva bota militar en el poder. Por eso, no se trata de un golpe de Estado. Siempre ha sido de los que dice que los militares tienen que estar en los cuarteles.

A diferencia del golpe de Chávez donde hubo muertos civiles y civiles involucrados.

-Pero se están involucrando a civiles…

IO: El gobierno los esta involucrando. Hay muchos detenidos, No hay pruebas. Eso fue una operación militar. Hay civiles detenidos a quienes vinculan solo por manifestar. Es una investigación irregular en la que quieren meter a todos en un mismo saco.

-¿Qué sentiste al ver a tu esposo golpeado en una foto el día de su detención?

IO: Sentí mucho temor por su vida. Saber que a pocas horas de su detención ya estaba con signos de tortura. Sentí terror pero se que tiene una voluntad inquebrantable. Ese espíritu y el querer ver a su hija, sé que lo van a mantener fuerte.

Es inhumano lo que han hecho. Han corrido rumores de que está muerto. Sus padres están afectados. A mi esposo le están haciendo tortura física y su familia, tortura psicológica. Solo se sabe lo que dijo Diosdado Cabello en su programa, asegurando que mi esposo estaba en buenas condiciones.

Si es así, ¿por qué no dejan verlo? ¿Qué hay detrás de esto?

-¿Tu qué crees? ¿Sientes que esta vivo?

IO: Sé que está lesionado. Sé que le han hecho mucho daño. Me atrevo a decir que, cuando mi esposo pueda hablar, será el ícono de la tortura en Venezuela en la dictadura de Nicolás Maduro.

-¿Cómo han sido estos años para Irene la mujer, esposa y madre?

IO: Fueron años muy difíciles. No solo por andar sola con una bebé sino por la persecución y tortura psicológica en 2014. A mi hija casi se le diagnostica autismo porque no quería tener contacto social a raíz del terror que los funcionarios ejercieron sobre la familia. Luego de terapia, mi hija es una niña sana, preciosa.

No ha sido fácil pero tengo fe. Ha habido momentos de angustia y desespero por no saber de él. Llega un momento en que te acostumbras y la sensación que tenía era de estar viuda. Ahora, sé que está en físico pero desaparecido por el Estado. Pero siento esperanza en que mi familia se va a reestablecer.

-¿Tuviste injerencia en las decisiones que tomó tu esposo?

IO: Sabía de su inconformidad con lo que estaba pasando en el país y con el gobierno. Pero nunca nos comentó de sus intenciones. Siempre dijo que no haría nada fuera de la Constitución. El problema es que no es él quien está fuera sino el gobierno. También lo ha estado la oposición en ciertos momentos.

-Puedes describir lo que sientes en una palabra…

IO: Orgullosa. Orgullosa de mi esposo.

-¿Tienes miedo?

IO: Sí. Tengo mucho temor. La persecución ha sido real. Temor solo siento por mi hija. Aunque ella es costarricense y sé que el gobierno de Costa Rica está pendiente de lo que le pase.

A mi suegro le allanaron su casa la semana pasada sin orden, por ejemplo.

-¿Sabes si tu esposo tenía relación con Oscar Pérez?

IO: No, no lo creo.

Esa rebelión, ¿se mantiene en pie?

IO: Estoy segura que sí.

-¿Piensan ejercer acciones internacionales?

IO: Sí. Estamos acudiendo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

-¿Y a lo interno?

IO: El día 16 de agosto introdujimos un oficio ante la Defensoría. Aun esperamos que se pronuncien. Igual ante Derechos Fundamentales.

-¿Te reunirías con Tarek William Saab?

IO: No lo descarto.

-Los hijos del General Baduel señalaron que su padre dijo que Caguaripano estaba en las celdas conocidas como “La Tumba”, en Plaza Venezuela

IO: Sí pero hasta que yo no lo vea, no puedo asegurarlo.

-¿Sientes que la gente dejó solo a tu esposo?

IO: No. Los políticos lo dejaron solo. El pueblo no. Es increíble las muestras de solidaridad. No he visto nada negativo contra él. Comprendo que los políticos no hagan mención a la acción que él hizo porque además, la desconocen. No entienden por qué los militares hicieron una acción de esa magnitud. Pero que mantengan silencio ante la desaparición forzosa y denuncias de tortura, es imperdonable.

Entiendo que no se quieran involucrar con la acción que pudo hacer mi esposo pero no se trata de solidarizarse con la acción sino con el hecho humano de su desaparición. Con su familia porque se están violando todos sus derechos.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES