No al Continuismo

Daniel Ortega se juramentó por cuarta vez como Presidente de Nicaragua violando la Constitución. Su esposa es la vicepresidente. El cocalero Evo Morales perdió con su actual vicepresidente el Referéndum que le hubiera permitido lanzarse a la reelección. Ya comenzó la trampa que le permitirá con la venia de los demás poderes sometidos, en forma inconstitucional, lanzarse nuevamente a la reelección con la oposición en el exilio, en las cárceles y una pseudo oposición alcahueta para la galería como en Nicaragua.

Al bananero hondureño le gusta el mando. A pesar de que la Constitución de su país prohíbe su reelección ya se lanzó como precandidato en las primarias de su partido del 12 de marzo. Meros formalismos. Con el aplauso de sus mosquitos y aduladores de oficio competirá el 26 de noviembre en las presidenciales. Las ganará por las buenas o por las malas.

El Kid ecuatoriano fue más inteligente. Supo cuándo retirarse, por ahora. Su testaferro es muy probable que gane el 26 de noviembre por la multiplicidad de candidatos de oposición. Allá como aquí solo con un candidato de oposición (ante cada candidato del régimen para cada cargo electivo) podrán los ecuatorianos salirse del correismo del siglo XXI.

De África ni se diga. En la República Democrática del Congo, Kabila, con 16 años mandando, se niega a realizar elecciones. Mientras no se realicen seguirá en el poder, al igual que sus panas de Burundi, Ruanda y nuestros gobernadores de Estado. En Sudáfrica, la corrupción a los más altos niveles está acabando con el país. Ya no pueden culpar de sus fracasos y problemas a los blancos. En Gambia, dictador de 22 años, perdió. Reconoció su derrota. Una semana después se alzó. Aún no ha entregado al ganador. El de Angola, después de 37 años en el poder, y que no volverá a lanzarse en 2018. ¿Sucesor? En Zimbabue, la dictadura de Mugabe es eterna al igual que la de la mayoría de sus compadres africanos.

En Corea del Sur, en vez de renunciar y negociar su libertad, la Presidenta sigue haciéndose la dura. No abandona su cargo. En Uzbekistán hay un nuevo Jefe que reemplazó al morir a quien mandaba desde 1989.

Les gusta el continuismo. En China es explicable que hayan reformado su Constitución para permitir la reelección de su actual Presidente a fin de eliminar la corrupción, el burocratismo y la permisología e impulsar la descentralización en ciudades y regiones, tareas comunes para todos los demás países del llamado Tercer Mundo. No al Continuismo.

No Comments Yet

Comments are closed

NUESTRAS REDES